Cine

Tráiler de Spider-Man: Homecoming | Spidey vuelve a casa

Gastemos la broma fácil con el título de la película pronto, porque si no vamos a estar viéndola durante meses. Pero sí, es cierto: con la película Spider-man: Homecoming (estreno en España previsto para el 7 de Julio de 2017), de la que acaba de liberarse el primer tráiler, el trepamuros vuelve a casa, a Marvel Studios y al universo cinematográfico Marvel. No exclusivamente, ya que Sony sigue compartiendo los derechos del personaje (distribuye Homecoming) y prepara una película de animación para 2018. Y sin embargo, ¡oh, qué pasada su presentación durante Capitán América: Guerra Civil (2016)! Fácilmente las mejores escenas de la película incluían su charla con Tony Stark y su participación en la batalla del aeropuerto, soltando chascarrillos, cándido a la par que útil y poderoso, ágil, sorprendente. ¿Nos atrevemos a decirlo? Asombroso.

Ya tenemos aquí, por tanto, el primero de muchos trailers (recordemos: faltan 7 meses para que se estrene la película), y vamos a empezar a analizar lo que nos ofrecen Disney y Marvel en la que es su tarjeta de presentación del film, y de la visión que el director Jon Watts (Clown, Coche policial) tiene del personaje. Empecemos por el teaser que se reveló hace un par de días, 17 segundos grabados esencialmente desde el punto de vista de Spiderman (o más concretamente, de la cámara de su móvil), en los que veíamos regresar al actor y director Jon Favreau a su papel de Happy Hogan, el chófer y guardaespaldas de Tony Stark. En esa escena, el playboy, inventor y superhéroe le ha dejado a Spidey una “pequeña actualización” de su traje, que por lo que vemos luego puede consistir en las telarañas sobaqueras que muestra el hombre araña en el gran salto con el que culmina el teaser y que le permiten planear ligeramente. Peter (Tom Holland) luego expresa su excitación ante su propia cámara. Son muy pocos momentos los de este primer avance, pero ya nos transmiten varios mensajes: el respeto a la tradición, ya que las telarañas sobaqueras son parte del diseño clásico de Steve Ditko para el personaje; la integración directa y sin rodeos en el universo Marvel, con un Stark que sigue abundando en su relación de mentor con Parker (y que tiene antecedentes tanto en los cómics como en la serie de televisión Ultimate Spider-Man); y al mismo tiempo una integración del personaje en lo que significa ser un adolescente en la segunda década del siglo XXI, con el uso del móvil para grabar sus momentos importantes, y que no deja de ser una conexión con el Peter Parker fotógrafo más convencional.

El tráiler en sí comienza con Spidey deteniendo a unos ladrones que llevan máscaras de los Vengadores y asombrándose de su propia eficacia, lo que contrasta inmediatamente con un Parker en el instituto con una vida mucho más anodina, que no se come una rosca con las chicas y sigue repasando ensoñadoramente el metraje que grabó de su participación en el combate del aeropuerto. Eso plantea una de las bases que ya nos había comentado los productores del film: hemos visto al dios alienígena, al capitán inspirador, al científico genial. Este es el chico. Un superhéroe anclado en un día a día incluso más convencional que la del protagonista de Ant-Man. Y, curiosamente, y este es un elemento innovador, con un amigo que no es Harry Osborne sino Ned Leeds, interpretado por el principiante Jacob Batalon: con él comparte etiqueta y aislamiento estudiantil por ser de los raros, y es quien descubre su identidad secreta con hilarante facilidad. Alerta también a la presentación de Mary Jane Watson (Zendaya), que no es la chica de la que parece prendado Parker en el trailer (esa es Laura Harrier en el papel de Liz Allan), sino la compañera de pelo alborotado que les llama perdedores en la mesa del comedor. Esta Mary Jane parece evocar ecos del Andrew Clark de El club de los cinco (1985): ¿será verdad que el entorno de Parker tiene un cierto referente en los films de John Hughes?

Alejándonos de las clásicas perspectivas neoyorquinas, el edificio singular en el que vemos a Spiderman es el obelisco de Washington, donde parece tener una trifulca con el Buitre a plena luz del día que se extiende en otras secuencias nocturnas. Los primeros detalles del personaje nos alejan del Adrian Tooms delgado y anciano de los cómics; en su lugar, Michael Keaton encarna a una versión del Buitre de aspecto temible, recio y monstruoso, con unas alas que recuerdan a las de Falcon pero combinadas con unos motores de gran potencia: un Buitre-Duende Verde, si se quiere. No obstante, en lo que concierne a la personalidad del personaje, no muestra destellos de locura y egomanía sino de peligrosidad criminal.

Las escenas de acción culminan con una proeza física impresionante, con un Spidey que intenta evitar que un barco se parta por la mitad. Es el equivalente al frenado del tren de Spiderman 2 (2004) y nos da una medida de la fuerza pero también del coste físico al que se ve sometido el personaje. Un aspecto que sí habían conseguido retratar bien sus versiones anteriores en manos de Tobey Maguire y Andrew Garfield: las palizas que se lleva el trepamuros en la lucha contra sus adversarios.

A juzgar por el tráiler, Tony Stark va a tener un papel muy importante en la vida de Peter Parker: le vemos recomendándole que no cometa sus mismos fallos, acompañándole por la Torre de los Vengadores, y finalmente uniéndose a él como Iron Man en una toma final que tiene sabor a los clásicos team-ups de Spiderman con cualquier personaje del universo Marvel. Ya veremos las ramificaciones que acaba teniendo esta historia, pero además de beber de la película que le precede parece que será integral para el desarrollo del personaje de Parker.

En definitiva: un primer tráiler que se aleja de la tan manida historia de origen (¡gracias a Odín!), que nos habla de un Spiderman adolescente que vive entre dos mundos, que lo liga intrínsecamente al universo Marvel y que se guarda aún muchos ases en la manga. Desde la sutilidad con la que presenta a Mary Jane o el papel que jugará Ned Leeds y si acabará teniendo, como en los cómics, la misma relación con el Hobgoblin; hasta el papel concreto que jugará El Buitre en la historia, que es exactamente lo que pretende y si estará sólo en su enfrentamiento con Spidey.

El peor enemigo de la película, en todo caso, puede ser la expectación: las famosas escenas de Civil War calaron tan hondo en los fans del personaje que son la marca a batir. Sin revelar demasiado, este primer tráiler y su teaser han abierto una baraja de posibilidades y de elementos que satisfagan a los fans del personaje. Veremos cómo acaban conjugándose al final, si marca su terreno propio como versión de Spiderman y si se acaba convirtiendo en la adaptación que definitivamente haga exclamar a sus seguidores: ¡excelsior!

Sobre el autor

Marcos Muñoz

Marcos Muñoz

Editor de SFX. Whovian, ministérico, broadwayrrior y, ante todo, fanpiro. Creo que un hombre puede volar.