Cine

Proyecto Rampage | Hablamos con Dwayne Johnson y su director

Escrito por Redacción SFX

Durante los 80, los videojuegos no eran viajes de inmersión en mundos realistas que consumían tu existencia durante semanas. Eran tiempos mas sencillos, en los que las aventuras solían transcurrir en mundos bidimensionales y tus acciones generalmente se limitaban a saltar, disparar y correr. Todo al mismo tiempo si tenías suerte. Los arcos de los personajes eran nimios, con historias simples. Cuando perdías todas tus vidas se acababa el juego. Siguiendo el nivel de evolución de los videojuegos desde que Rampage debutara en 1986, un arcade que hace que Sonic parezca el súmmum de la sofisticación, parecía un candidato poco probable a contar con su propia adaptación cinematográfica siguiendo los pasos de Tomb Raider, Assassin’s Creed o Resident Evil. Sin embargo, el director Brad Peyton (más conocido por destrozar California en San Andreas) cree que un gorila gigante llamado George que se dedica a crear el caos es más una oportunidad que un obstáculo.

“El hecho de que no existieran una trama o personajes principales más allá de las criaturas supuso a la vez un desafío y una bendición”, explica Peyton a SFX. “Fue todo un reto encajar el concepto del juego en una historia que resultara coherente, pero también gozábamos de una gran libertad, y esa era una de las principales razones por las que estaba interesado en tirar adelante el proyecto. Contaba con una gran libertad creativa”.

Además del destrozo de la ciudad, los elementos clave que han sobrevivido a la transición a la gran pantalla han sido el mismo George, un cocodrilo gigante (Lizzie), un lobo (Ralph) y una misteriosa mujer que ha captado el interés de Chris de Burgh… “Tenía claro que teníamos que ser fieles a las criaturas originales en lo que a lobo, gorila y lagarto, que se parece a un cocodrilo gigante, se refiere”, explica Peyton. “Trabajamos tanto como pudimos en el tema de destruir una ciudad, y después tenemos a una mujer con un vestido rojo, que es la imagen más icónica del juego. Utilicé todos los conceptos emblemáticos del juego e intenté encajarlos en una historia”.

CONTIENDA SIMIESCA

Esa mujer de rojo era algo parecido a una anomalía en el juego original, si tenemos en cuenta que Proyecto Rampage no destacaba por sus personajes humanos. Los protagonistas eran las criaturas a las que controlabas durante sus derbis de demolición. Aquí, en cambio, las criaturas son el enemigo -aunque Peyton bromea, “adoro la idea de que George se convierta en uno de los principales protagonistas”- así que la película necesitaba una inyección de sangre humana. Esta se ha producido en la forma del artista anteriormente conocido como The Rock, Dwayne Johnson, un hombre que ya conocía el juego. “Debo decir que Dwayne es el fan definitivo de Proyecto Rampage“, ríe el director. “No se me ocurriría desafiarlo a una partida. ¡Perdería!”.

Johnson, que ya había trabajado anteriormente con Peyton en San Andreas, interpreta a Davis Okoye, un primatólogo que crio a George de su infancia, y ve al simio como su mejor amigo hasta el momento en el que sufre un inesperado crecimiento repentino. “Mi enfoque con George y Davis es que comparten la misma entidad”, explica Peyton. Ambos son el macho alfa, siempre el más grande y el más fuerte, y eso conlleva la libertad de comedia y amistad. Así es como veo a Dwayne: casi siempre es el más grande, pero también el más jovial y el más relajado. Creo que así es como debería ser George, y por eso se caen simpáticos”.

“Uno de los pilares de la película, entre toda la acción y destrucción, es el vínculo entre Davis y George”, añade Johnson. “Basé gran parte de esa relación en la que tengo con mi bulldog francés, Hobbs. He sido un amante de los animales desde pequeño, y he tenido mascotas desde que tengo memoria, pero mi relación con Hobbs es especial. Es fuerte y juntos nos lo pasamos genial, igual que Davis con George. En San Andreas, mi personaje protegía a su familia. En Proyecto Rampage, Davis intenta salvar a su amigo George”.

Desafortunadamente, cuando empezó el casting para el mejor amigo de Davis las cosas se complicaron, ya que es difícil encontrar un gorila del tamaño de un rascacielos. Por suerte, la trilogía de El planeta de los simios sirvió par marcar el camino a la hora de utilizar el sistema de captura de movimiento de un humano para transformarlo en un gorila. “Trabajé con un tipo llamado Terry Notary que trabajó en las películas de El planeta de los simios que entrenó a Jason Liles, el actor que interpreta a George”, explica Peyton. “A veces asistía a las sesiones en las que Terry y Jason estaban practicando como comportarse como un gorila y yo tenía que explicarles como se desarrollarían las escenas. Cuando ves a George en pantalla, realmente estás viendo los ojos de Jason. Todas las expresiones faciales son de Jason. E incluso cuando rodábamos escenas de George, poníamos a Jason en una plataforma elevada a la altura de donde debería estar la cara de George de manera que Dwayne pudiera interactuar con alguien real. Durante el rodaje desarrollaron una conexión que creo que queda patente en la película”.

AMANECER DE TITANES

Si el crecimiento desproporcionado de animales encajaría en el género de la ciencia ficción, Proyecto Rampage cuenta con cierta dosis de ciencia realista representada por la genetista Kate Caldwell (Naomie Harris), la científica que creó la tecnología genética que hace que las criaturas crezcan. “Por supuesto, lo rápido que crecen las criaturas es probablemente poco plausible”, admite Peyton, “pero nos hemos esforzado para tratar la ciencia de manera que no parezca un galimatías y los personajes se sientan reales y con fundamento”. “Resulta interesante adentrarse en el mundo de la ciencia”, añade, “ves en que punto está en la vida real y que pasos deberías hacer respecto a lo que ya existe para que esto sea creíble. Lo que descubrimos fue que con una tecnología que permite alterar genomas, gran parte de lo que la película presupone tiene cierta base científica. La dosis ci-fi la aporta el hecho de que tendrías que infectar el ADN de una criatura de manera que no pudiera transmitirse con lo haría un virus de la gripe. Este es lo que el personaje de Naomie desarrollada para hacer posible lo que vemos sucederé en pantalla”.

Además de investigar sobre genética y sobre como la alteración del ADN podría alterar un animal –por ejemplo, el cocodrilo tiene colmillos “porque si infectaras a estas criaturas con este patógenos, se producirían efectos aleatorios”-, Peyton y su equipo pensaron en criaturas que fueran capaces de asustar a los residentes de Parque Jurásico.

“Una de las cosas que a menudo ves en las pelis de monstruos son un tipo de diseño bastante chusquero”, explica Peyton. “Investigamos cuáles fueron las criaturas más grandes que jamás poblaron la Tierra y que podría mantenerlas con vida. Pensé en como una criatura del tamaño de este cocodrilo podría mantener su corazón latiendo, así que en la película verás que tiene branquias para que le llegue más oxígeno a la sangre, porque esto es lo que necesitaría una criatura de este tamaño para conseguir suficiente oxígeno como para que su cerebro y su corazón siguieran funcionando. No quería que me abrumara, pero quería utilizarlo”, prosigue. “Mi principal meta con esta película es recordar que los monstruos dan miedo, pero las películas de miedo deben ser también divertidas. Me corresponde a mí encontrar ese equilibrio”.

Pero más allá del aspecto científico, la pregunta del millón de dólares que se plantea SFX sigue sin respuesta: ¿hasta qué punto puedes hacer crecer a un gorila, un cocodrilo o un lobo? “Hay un punto óptimo”, admite Peyton. “Ese punto se alcanza cuando ya no se pueden mover por las calles de Chicago. Si no pueden, ¡la peli se acaba prematuramente!”.

A pesar de todo, sin embargo, este no fue el mayor desafío de la película en lo que a escala se refiere. “Esta ha sido la primera vez en la que he tenido que hacer que Dwayne Johnson se vea pequeño”, ríe Peyton. “¡No es lo más fácil del mundo!”.

GEN GENIAL

Naomie Harris es la Doctora Kate Caldwell. Le hacemos tres preguntas clave sobre su papel y la película.

P: Háblanos sobre Kate Caldwell…

R: Es una ingeniera genética desacreditada. Quiere usar la ciencia de modo que sirva de ayuda al planeta pero desafortunadamente dos hermanos roban su trabajo y lo utilizan para crear armas genéticas. Al principio de la película está intentando limpiar su nombre, y se une a Davis Okoye para intentar crear un antídoto y devolver a los animales mutados a su tamaño normal.

P: ¿Cómo comparas las escenas peligrosas de Proyecto Rampage con las de las películas de Bond?

R: Creo que Bond fue todo un desafío, pero no se puede comparar con Proyecto Rampage. Estaba colgada del techo en un avión que estaba inclinado 90 grados, mientras me columpiaba de un lado a otro del avión intentando alcanzar una palanca y activarla, con máquinas de viento que me daban en la cara. Fue muy intenso y nada me preparó para eso. No es algo que se aprenda en clase de arte dramático. ¿Me lo pasé bien? Solamente podía pensar en “¡No te hagas daño!” Me pasé gran parte del tiempo aterrorizada.

P: ¿Cómo es Dwayne Johnson como coprotagonista?

R: Es fantástico. Nunca he conocido a nadie con tanto carisma, tiene una sonrisa maravillosa y cuando tú eres la receptora de dicha sonrisa es alucinante. Es la primera vez que trabajo con alguien que tiene tan claro quien es su audiencia y que es lo que quiere.

Richard Edwards

Sobre el autor

Redacción SFX

Equipo de redacción de la Revista SFX. ¡Recuerda seguirnos en nuestras redes sociales para estar al tanto de nuestras publicaciones!