Series

Una tarde con Luke Cage (The Defenders)

Marcos Muñoz
Escrito por Marcos Muñoz

Estamos atrapados en un ascensor, y Power Man no puede ayudarnos.

El lugar: el hotel JW Marriott Essex House de Manhattan, construido en 1931. Concretamente dentro de uno de sus dorados elevadores art decó. Servidor y una colega francesa nos dirigíamos a la mesa redonda con dos de los protagonistas de The Defenders, la nueva serie de Marvel y Netflix cuando la maquinaria ha decidido detenerse entre dos plantas. Risas nerviosas. Llamada al personal del hotel. Diez minutos de esfuerzos técnicos, un viaje a la planta 30 y de vuelta abajo para… llegar justo antes que el héroe de Harlem haga su aparición.

Mike Colter lleva hoy ya varios encuentros con la prensa, pero llega contento, vestido con un elegante traje oscuro y camisa negra. Ojos despiertos, sonrisa abierta, voz grave, todo carisma. Un poco de agua, una silla que cierra el círculo y es todo nuestro…

Luke Cage fue una serie con muchas referencias políticas y sociales durante su primera temporada. ¿Encontraremos algo de eso en The Defenders?

Sí, aunque en menor grado. Porque lo que pasa con The Defenders es que tiene que dar juego a todos, y tiene que atraer a un público mucho más amplio que cada una de las series individuales, de la misma forma que hemos tenido que enfrentarnos a una amenaza mucho mayor para Nueva York, que ninguno de nosotros podía encarar por su cuenta. Así que ha habido que subir las apuestas e incorporar a un villano o villanos de los que no te puedes deshacer con facilidad para que la serie funcione, y en esas circunstancias no puedes ocuparte de los asuntos más mundanos. Que por otra parte es lo más normal, porque entonces sería una historia de Luke, o estaríamos siguiendo el crimen de la semana que investiga Jessica Jones… Todo eso va a aparecer, pero una vez estemos juntos, las otras tramas va a pasar a un segundo plano.

¿Toda la serie se ha rodado en Nueva York?

De arriba abajo. Por todas partes.

Así que físicamente la ciudad es un punto de conexión más para los protagonistas. ¿Qué valor tiene Nueva York en la serie? Es decir, ¿hubiera sido diferente situarla en Chicago, Boston…?

Históricamente la gente ha rodado otros sitios como si fueran Nueva York. En cierta forma funciona, para la gente que no haya estado nuca en Nueva York: “oh, es una ciudad, grande, hay un skyline que…”. Pero si has estado en Nueva York, lo notas inmediatamente: distingues Central Park de cualquier otro parque, y el skyline no es como otros. Nueva York es muy importante porque creo que simboliza la libertad, para el mundo, porque aquí puede haber gente de cualquier lugar del mundo, es un caldero de culturas. Puedes llegar sin nada y encontrar una forma de vivir y de prosperar. Tenemos nuestros problemas, como país, y como ciudad: pero cuando la gente viene a Nueva York tiene la sensación de que si puede salir adelante aquí, puede hacerlo en cualquier parte, como dice la canción. Y físicamente es un lugar único: tienes Central Park, como decía, que creo que es el mayor parque urbano de todo el mundo, ¡es inmenso! [señala la ventana, por donde se ve la entrada sur de Central Park, justo al otro lado de la calle] La gente va ahí para desconectar y relajarse, hay gente haciendo deporte, tomando el sol, paseando… Y un poco más al sur tienes el desfile del Orgullo Gay. Tenemos todas esas culturas y diferencias… Y creo que todo eso conecta con los Defensores: esta es una ciudad mundial.

El personaje de Claire Temple ha sido otra de las conexiones a lo largo de las series de Marvel de Netflix. Y especialmente en tu propia serie: cuando comienza The Defenders, Claire está con Luke. ¿Es la quinta Defensora?

Sí, podría decirse… Sin menospreciar al resto de personajes, pero tiene un papel claro a la hora de reunirnos, porque nos conoce a todos, y será el tejido conectivo clave. No sé si sería un pulgar o un meñique, pero desde luego que sin ella el resto de dedos de esa mano no nos hubiéramos conocido.

¿Cómo va a ser la dinámica entre los cuatro? ¿Podemos esperar tensiones constantes, dudas…?
Todos nos hemos acostumbrado a ir por nuestra cuenta, somos un grupo de solitarios emperrados en hacer las cosas a nuestra manera. E intentamos forzarlo dentro del grupo, porque para cada uno de nosotros tiene sentido: Luke es muy lógico y metódico, Daredevil es más temperamental y se ocupa solo de sus misiones, Jessica desde luego es una solitaria que trabaja de noche, bebe, va por los callejones y tiene una moral mucho más laxa que por ejemplo Danny, que es el idealista que dice “eh, chicos, podemos hacerlo, si actuamos como un equipo”. Y ahí es donde nace la historia de los Defensores como un equipo, siempre tiene que haber alguien que diga “necesito vuestra ayuda, no puedo hacer esto solo”.

Luke Cage empezó en Jessica Jones y luego se desarrolló en su propia serie. Y ahora aquí está, en The Defenders: ¿fue esa la idea desde el principio o se fue construyendo poco a poco?
Siempre estuvo planeado así. A mí me lo presentaron así: “primero saldrás en Jessica, luego la serie propia y después Defenders, etc.”, y al principio me sobrepasó la escala. Es como si te dijeran: “vamos a construir un coche”, y no tienes idea de mecánica pero te enseñan un plano; y vale, has visto un plano, pero eso no quiere decir que seas capaz de hacerlo. Pero vas trabajando pieza a pieza, eso sí puedes hacerlo, paso a paso: una rueda, el volante… Y así es como hemos hecho esas tres temporadas (y ya estamos rodando las segundas de Luke y Jessica). Pero al principio lo único que tenía eran dos segmentos muy bien escritos para Luke Cage sobre quién era y cómo funcionaba dentro del universo de Jessica Jones: no tenía ni idea de cómo iban a poder hacerlo todo, pero el buen historial de Marvel me dejó claro que sabían como encajar las piezas, me dieron confianza. Y ha funcionado.

Cómo actor, ¿qué te parece interpretar a un superhéroe, un personaje de cómic? En especial con lo escasos que son los superhéroes afroamericanos.

A mí me gusta. Sé que siempre hay gente que quiere más de algo. Yo no me fijo tanto en el género del papel como en si es un personaje interesante. Me sorprendió que Marvel no tuviera personajes negros durante un buen tiempo, por muchas razones, pero si la historia es buena la voy a ver. Soy consciente de la relevancia que tienen los personajes negros, hay gente que los necesita: sacudimos el mundo, el cine y la televisión coge idea e impacta con ellas a los espectadores. Y hay gente para los que el cine o la televisión son las únicas ventanas al mundo más allá de su pueblo. Así que ese es nuestro valor como narradores de historias. Para algunos somos la primera oportunidad de ver a gente como ellos siendo un médico, un abogado, un policía o incluso un héroe, porque nunca se habían imaginado que ellos podían ser algo así. Eso es algo siempre trato de recordar. ¿Podríamos hacer más en ciertos sentidos? Seguramente, pero creo que lo estamos haciendo bien.

En el caso concreto de Luke Cage, cada temporada estamos desarrollando aspectos distintos de él. Ahora que se ha quitado de encima la losa de su pasado puede intentar ser quien quería ser sin que nadie se interponga en su camino; eso, por ejemplo, va a cambiar su punto de vista y su manera de relacionarse con el mundo. Cuando hay cosas así, refrescantes, que te permiten explorar un personaje semana a semana, lo disfruto. Tiene muchas facetas: tiene un lado romántico, no se toma demasiado en serio así que encuentra divertidas algunas de las cosas que puede hacer con sus poderes, puede ser el barrendero o un tipo listo. Es muchas cosas, y como actor eso te da muchas oportunidades; no me tengo que atener a ciertos factores que la gente pueda esperar culturalmente, puedo hacer otras cosas y darle al público mi propio Luke Cage.

¿Lo que ocurra en The Defenders va a impactar directamente la vida de Luke Cage?
Oh, sí, desde luego. Lo que le ocurra al final de Defenders va a afectarle. Pero toda la serie pasa en muy pocos días, así que cuando siga en la segunda temporada de su serie va a estar muy fresca todavía su salida de prisión, aún tendrá que volver a su casa, y allí va a volver a intentar ser quién era, vivir con ser el héroe de Harlem, porque todos le conocen, es una celebridad, es como una estrella de rock. Todos quieren algo de él, todos esperan algo de él. Va a tener que encontrar un equilibrio.

Uno de los grandes momentos que los fans han estado esperando en Defenders es el encuentro entre Luke Cage y Danny Rand: ¿cómo habéis estado trabajando ese emparejamiento entre Power Man y Puño de Hierro?

Hay una química natural. Hay diferencia de edad, no tanto como una generación completa, pero hay suficientes diferencias para dar juego. Creo que visual y físicamente somos un dúo llamativo, insólito, como Laurel y Hardy, o Batman y Robin. Venimos de dos estilos de vida totalmente distintos, habrá fricciones, pero nos ponemos a prueba el uno al otro, nos complementamos.

¿Ha sido complicado darle a todo el mundo el tiempo necesario en esta serie tan coral?
No me he fijado, no estaba “oh, hmm, en esta escena no salgo”. En lo que se han concentrado los guionistas y directores es que el tiempo que cada uno aparezca valga la pena, que cada personaje tenga algo que hacer, algo importante, que haga avanzar la historia, sea porque nos cuenta algún detalle sobre él como individuo, o algún aspecto de desconocíamos. De eso va este viaje: ¿cómo podemos hacer que, emocional, físicamente, esta escena sea diferente? ¿Cómo podemos explorar más? Tenemos una historia que contar y queremos hacerla interesante, da igual cuánto tiempo esté cada uno en pantalla…

Lo preguntaba porque hay Vengadores que lo tienen por contrato.

[risas] Oh, estoy seguro que sí. Si a ellos les va bien…

Y con la sonrisa el gran hombre se levanta y se despide, porque ya ha llegado el final de esta ronda de preguntas. Mike Colter nos deja con la impresión de que adora su profesión, su papel y la oportunidad única de explorarlo desde varios objetivos que el microverso Netflix le está dando.

Pero la tarde aún no había terminado: por el pasillo del hotel se acercaba ya la mismísima Jessica Jones…

(CONTINUARÁ)

Sobre el autor

Marcos Muñoz

Marcos Muñoz

Editor de SFX. Whovian, ministérico, broadwayrrior y, ante todo, fanpiro. Creo que un hombre puede volar.