Críticas

Crítica de Marvel – The Punisher (1-6)

Escrito por Redacción SFX

SI COMPLETARAS TU VENGANZA, ¿QUÉ HARÍAS CON TU VIDA?

“Aquel día murió la familia del coronel Castle.
Aquel día murió el coronel Castle.
Aquel día nací yo: El Punisher”

Los aficionados a los cómics y videojuegos clásicos del Punisher, en los años 80, todavía recordamos esa introducción. Frank Castle permaneció casi en el olvido durante una generación (no mencionaremos sus desafortunadas adaptaciones al cine de bajo presupuesto), pero este año ha regresado pisando fuerte. Y más actual que nunca.

Los justicieros vuelven a estar de moda, y no sólo los mutantes de trajes pintorescos. En Marzo de 2016, la segunda temporada de Daredevil nos trajo de vuelta al Castigador, el vigilante de gatillo fácil. Frank Castle no tiene superpoderes ni mallas ajustadas, ni falta que le hacen. Es un justiciero que, a semejanza de Matt Murdock, ha perdido tantas cosas que ya no teme a nada; pero ahí acaba la similitud. Mientras el abogado Murdock busca pruebas para encarcelar a criminales, Frank Castle ejerce de juez y de verdugo. Daredevil lucha con poco más que sus puños, y solo para defenderse (a sí mismo y a los inocentes); el Punisher busca venganza a tiro limpio. El paso de Frank por Daredevil marcó los episodios más oscuros y sangrientos de la serie, a pesar de tener el listón muy alto: tiroteos, mafiosos masacrados, escenas de tortura y una extraña autoinculpación judicial, que Castle aprovechó para ejecutar a enemigos que se creían seguros dentro de la cárcel. Una violencia acorde con la historia clásica, pero que incluyó un giro muy actual: la corrupción de héroes militares que han regresado de Oriente Medio manchados por el tráfico de drogas.

¿Qué podemos esperar de la nueva serie del Punisher? Permanece fiel a esa base, pero con algunos cambios de tono muy acertados. La cruzada de Castle continúa donde la dejamos: persiguiendo los últimos restos de las bandas que ejecutaron a su familia. Pero va más allá; no todo será noche y sangre. Hay acción y peligro, pero también solidaridad entre ex militares tan inadaptados como él, espionaje, traición e incluso toques de humor. Algunos episodios son pausados, reflexivos; otros tienen un ritmo trepidante, y en todos hay una buena razón para ello. Sabremos cómo era Frank cuando aún tenía ganas de vivir (en algunos flashbacks no parece la misma persona: las dotes interpretativas del actor protagonista, Jon Bernthal, son tan impresionantes como su extraña voz áspera). Veremos cómo su vida pierde sentido a medida que parecen agotarse sus objetivos, tal como predijo la periodista Karen Page. Descubrirá una traición tan antigua y profunda que le dolerá y le devolverá las ganas de luchar, a partes iguales. Y encontrará un nuevo cómplice, “Micro”, a cuya familia intentará proteger. No necesariamente en este orden.

No vamos a desvelar cómo acaba el viaje de Frank Castle; pero sí podemos decir que vale la pena acompañarle. Preparad las botas militares.

NIEVES GÁLVEZ

Sobre el autor

Redacción SFX

Equipo de redacción de la Revista SFX. ¡Recuerda seguirnos en nuestras redes sociales para estar al tanto de nuestras publicaciones!